Saltar al contenido
BlogueroNovel

Cómo escribir un diálogo ejemplo

como escribir un dialogo

Si quieres escribir un relato, una historia o incluso tu novela, tendrás que saber dominar los diálogos, por eso hoy queremos centrarnos en cómo escribir un diálogo con su propio ejemplo. ¿Estás preparado/a para leer todo y practicar? ¡Vamos a por ello!

Primero: conoce cómo escribir un diálogo

Antes de nada tendrás que comenzar a pensar en cómo escribir un diálogo de la mejor manera posible.

Para ello intenta sumergirte en la historia y sobre todo en el carácter de los personajes. ¿Recuerdas aquello que te conté sobre la necesidad de hacer un esquema completo de las particularidades de tus personajes?

Pues bien, aunque sea un pequeño relato, también has de hacerlos, únicamente para poder quitarle el máximo partido posible al ambiente y a las vivencias que recrearás, haciendo que los demás se “empapen” mejor de tu obra, has de:

  • Sonar realista:

A pesar de que el género que hayas escogido sea la ciencia ficción o también algún tema de aventuras no debes perder el hilo de la historia. Eso es básico para que todo comience a funcionar como esperabas.

  • Ser ingenioso/a:

Caer en el aburrimiento de no saber qué decir o qué poner o repetir cosas que has dicho antes con otros personajes es un error que se puede llegar a cometer (y mucho) cuando eres un/a aprendiz.

Si te suele pasar que te bloqueas en los diálogos, simplemente déjate guiar por el: “¿Qué haría este personaje si…?”

Imaginar toda la escena en tu mente y recrearla todas las veces que necesites (tomando notas) te ayudará a visualizar con claridad cómo serán los diálogos.

Se trata de que partas de una acción analítica para poder generar otra de carácter más sentimental y social.

  • Tener capacidad para poder ponerte en la piel del otro/a:

Es esencial para poder entender cómo harás los diálogos. Si eres una persona que nunca ha logrado ser empática, juega con la idea de preguntarle a otra persona que haría en el lugar del personaje.

Imaginar y crear una escena a partir de lo que te puedan recomendar (al igual que en el paso anterior pero sin tomar esquemas, ya que podría resultarte lioso y te embotellarías), te ayudará a construir escenas mucho más creíbles, siempre que las conjugues a la perfección con la historia.

En este caso, nos ayudaremos, como podrás razonar, de la perspectiva del otro/a.

  • Ser capaz de utilizar lenguajes más informales o incluso tecnicismos en el caso de que la situación lo requiera:

Has de ser hábil en el uso de diferentes formas de expresarse, ya que no será lo mismo (por ponerte un ejemplo) la comunicación de un niño rebelde, que la de una niña pequeña, una adolescente que se ha acabado de enamorar, un médico, una profesora o una mujer que está cansada de su día a día y presenta aburrimiento existencial…

Dominar las frases hechas, así como los refranes populares también te serán de gran ayuda, a veces. En definitiva, tener un léxico variado y una mente curiosa.

  • Sumergirte en la personalidad de tu personaje como si lo estuvieras viendo cara a cara:

Una vez que te has puesto a escribir, te ayudará el que estés imaginando a tu personaje hablando cara a cara.

Piensa en sus expresiones, sus gestos, su forma de moverse, algo que te orientará sin querer también a su forma de expresarse.

Te dará muchas ideas y siempre estarás pensando en réplicas para tu personaje así como antagonistas.

  • No enrollarte de más:

Un diálogo debe cumplir su función en el momento adecuado. No cuentes historias que pasarán después, no te salgas de la acción que esté sucediendo en ese momento.

Cada diálogo tiene su etapa. Las frases que coloques en los diálogos deben ser cortas y no superar la frase y media o dos frases (en la mayoría de lo posible)

Tampoco te pongas en el modo de narrador desde los diálogos, perderás ritmo, estructura y también generarás más caos en la obra final.

  • Utiliza todo tipo de recursos expresivos y sentimientos:

Haz preguntas, exclamaciones, recurre a onomatopeyas… También céntrate en lo que ese personaje podría estar sintiendo ahora.

¿Qué notas que podría expresar? ¿Cómo podría avanzar su estado? ¿Qué pensaría si sucediera una cosa u otra? El ritmo con el que conectes a este personaje y su diálogo con la historia le dará un toque de carisma muy particular que hará que otros te amen, al leerte.

  • Haz las menos aclaraciones posteriores que puedas:

No repitas después del guion los verbos típicos tales como: dijo, pregunto, avanzó, aclaró… Úsalos de vez en cuando y acertarás ya que no harás pesado el relato.

Segundo: dale la chispa necesaria a tu diálogo

A la hora de saber como escribir un diálogo, hay un truco que te ayudará a darle más emoción y chispa a tus diálogos y será que cuando lo tengas escrito, lo interpretes enfrente del espejo.

Si tiene la suficiente gracia como para que otros puedan empaparse en la forma de ser de ese personaje y otras veces, sentirse en conexión con ellos, conseguirás la misión que tanto estabas esperando. ¡Un diálogo que da vida y complementa al texto!

Tercero: ejemplo de cómo escribir un diálogo

Por ejemplo, para una historia en la que un patito enfadado ha perdido su cesta de la compra (libro infantil)

-¿Qué te pasa Kory?-le preguntó la rana solitaria que estaba curiosa observando el prado

-Nada-respondió enfurruñado-es que… perdí mi cesta de la compra y no la encuentro por ningún lado

-¿Dónde la dejaste por última vez?

-Creo que fue aquí-señaló Kory al muro con las enredaderas

-Ya sé lo que pudo pasar Kory…

-¿Lo sabes?-preguntó curioso y esperanzado el patito

-Sí… Los policía paloma retiran las cestas que ven solas en compañía de sus asistentes gatitos, para que nosotras podamos saltar bien hasta las piedras que nos conducen al río.

O, por ejemplo, una adolescente rebelde que ha perdido a su mejor amiga en una fiesta nocturna:

-Marta, tía, ¿dónde está Eva?

-Azajakayakaye

-¿Pero que te pasa Marta?

-Akajazayabaye-sigue balbuceando

-Creo que te llevaré al baño para mojarte la cara con agua fría, tía

-¿Qué pasa?-sale de detrás de una puerta, José, el chico que está en último curso-¿A dónde llevas a tu colega así?

-Calla, no te importa

-Akahakaba pfff prinzaoooo-sigue hablando raro Marta

Y ahora que conoces un poco mejor como escribir un dialogo en tu blog, y si te gusta plasmar tus pensamientos en papel o en tu papel de bloguero/a, te interesará conocer como escribir una reflexión.